Castro de Magros

El Castro de Magros está situado en la parte sureste del municipio de Beariz y muy próximo a la localidad del mismo nombre, a unos 700-800 metros por su vertiente este y la carretera de Feás. Las coordenadas geográficas son 8º14 ’46 “de latitud norte y 42º27 ’34” de latitud oeste. Se puede acceder por diferentes lados: por el lado oeste se puede acceder siguiendo la montaña, ya que la pendiente no es mucha, o siguiendo el curso de un arroyo (Pozo Mineiro) hasta la cima. Otro de los accesos es por una pista forestal que dará al lado Nordeste del Castro. El lado más difícil de llegar a la cima es el sureste.

Topográficamente, el Castro se ubica sobre un cerro de 728 metros de altura donde predominan los materiales graníticos y pizarras, principalmente en su parte más alta.

El relieve circundante tiene características similares a las del Castro, predominando las montañas con pendientes suaves y erosionadas que alguna vez encerraron minas de estaño y tungsteno. En el costado norte del Castro hay un pequeño arroyo que llega al río Doade. En general, el entorno se caracteriza por una serie de pequeñas sierras que se combinan con pequeños valles y pequeños arroyos.

La parte fundamental del Castro, que es la parte de la vivienda, está orientada al sureste para aprovechar al máximo la luz solar posible. Lo que serían los restos de las murallas se encuentran al oeste.

Desde el Castro se puede ver gran parte de la región, ya que se encuentra en un lugar bastante alto. Allí se ven los pueblos de Magros, Liñares o A Bouza y en la distancia también se pueden ver otros núcleos de población. A nivel de montaña se puede ver el Coto de Marcofán, las Penas das Ferreiras, el Alto da Vixía o los Picos Brancos, entre otros.

La vegetación del Castro es típica de un cerro bajo que ha sido castigado por el fuego en los últimos años. Así podemos encontrar aulagas, helechos y gorgojos, aunque también están presentes los arbustos, especialmente en el lado sur.

También hay pequeños matorrales de pasto, especialmente en el medio del Castro. Los usos agrícolas, hoy en día, creo que se reducen a la cosecha de aulagas por parte de algún individuo. En algún momento, el potencial económico del medio ambiente se basaría en las minas circundantes en las que se podrían recolectar tanto estaño como tungsteno. En la actualidad esto ya se ha perdido y es posible observar campos donde algún animal puede pastar y donde se practica una economía agrícola de autoconsumo.

El recurso hídrico más importante del yacimiento castrejo es un pequeño arroyo que discurre por la vertiente noroeste, mientras que en el entorno, sobre todo en invierno, se pueden observar una serie de aguas torrenciales que aprovechan la pendiente rocosa terreno.

Mirándolo, en lo que a estructuras se refiere, se puede apreciar una simple mirada al Castro en una serie de acantilados y piedras en total desorden, y que pueden confundirse con el paisaje. Pero si le prestas un poco de atención, tanto desde abajo como desde arriba, puedes ver lo que alguna vez fue un muro que rodearía al Castro viniendo de norte a oeste para luego girar hacia el sur y de ahí hacia el este. Continuando con el ascenso nos encontramos de nuevo con otra pequeña fortificación que partiría del lado norte para ir al sur y torcer al este (paralela a la anterior). Ya alcanzando lo que es la cumbre del Castro hemos llegado quizás a la parte más importante del mismo. Así hacia el Sur y extendiéndose hacia el Este sería lo que es la zona residencial del sitio. Aquí puedes ver cuáles eran las casas que se podían unir a otro pequeño muro y a lo largo de este se cavaría una zanja para la mejor defensa del lugar. Las casas en sí serían de sección circular ya que se observa en el suelo cuál sería la base de las mismas. Estarían separados entre sí por los muros de piedra. Ya en la parte superior se pueden ver algunas piedras de gran tamaño con diversas características y formas. Por ejemplo, hay pequeños agujeros hechos en la piedra, algunos podrían usarse para recoger agua y otros incluso podrían usarse para hacer una fortificación artificial, es decir, para hacer una serie de empalizadas con palos. Una de las piedras grandes está tallada de tal manera que podría usarse para sentarse y observar el sitio de castrejo. En otra piedra también se pueden observar una serie de pequeños riegos tallados con una función poco clara. En cuanto al resto de estructuras poco puedo decir ya que el apilamiento de tantas piedras hace que la tarea sea ardua y difícil.

Se desconoce la relación que pudieran mantener con otros sitios, pudiendo solo destacar la existencia de otro lugar castrejo cercano a este, específicamente el Castro de Garfián.

El sitio se encuentra en un lamentable estado de conservación, ya que los restos encontrados allí solo pueden ser descifrados por las ondulaciones del terreno y el crecimiento irregular de la vegetación en determinadas zonas.

Los hallazgos encontrados a nivel de superficie (no de Excavaciones científicas), se reducen solo a unas pocas muelas, pequeños restos de cerámica y de fundición de metales, así como una piedra empotrada que describiré más adelante.

Se encontraron restos de cerámica en la parte superior del lado sureste al igual que restos de metal fundido. Tanto la cantera como las muelas se encontraron entre las piedras del lado oeste.

El entorno se caracteriza por una serie de pequeñas sierras que se combinan con pequeños valles y arroyos que corren.

Los restos cerámicos encontrados corresponden a la denominada “alfarería común”, es decir, es una alfarería común de uso doméstico. Su color es gris que tiende al ocre mostrando restos de carbonización.

La piedra rebajada se caracteriza por ser una piedra plana en la que sus lados aparecen rebajados y en una de las esquinas aparece cortada como si hubiera estado unida con otra..

Las piedras de molino, probablemente pertenecientes a molinos manuales, parecen muy gastadas y rotas en pedazos.

La tipología del sitio podría ser la de lugar fortificado, así lo demuestra la presencia de las forticaciones, donde se podría dedicar la fundición del metal junto con la agricultura. El origen del sitio podría tener lugar en la Edad del Bronce alrededor del 700 a.c. aunque su apogeo se vería de la mano de los romanos, sin poder asegurarse con certeza.

En lo que al folclore se refiere, solo mencionaré algunas de las muchas leyendas moriscas sobre el Castro y que tomé de la revista “Aspecto antropológico. Histórico y cultural de un pueblo” de Xesús Antonio Gulías Lamas. La leyenda trata de un joven que fue al Castro para ver el oro que las mujeres arrojaban al suelo. Al llegar vio a una joven mora tan hermosa que se enamoró de ella. Cuando los moros se enteraron, lo condenaron a muerte. La joven mora enamorada para salvarlo de la muerte, le lanzó un hechizo sobre él y lo transformó en un pino para que ella pudiera estar siempre a su lado sin que los demás lo supieran.

El joven desapareció del pueblo y la joven se pasó los días apoyada junto al pino. Allí murió y algún tiempo después se secó el pino.